Llegó el invierno y con él… ¡la nieve!

Llevo casi 2 meses escribiendo esta entrada, entre una cosa y otra he tenido que desaparecer por una temporada pero vengo con mucha fuerza y viajes para contaros 🙂

Muchos llevan todo el año esperando a este momento, muchos otros creen que es un deporte de élite y no es para ellos, y otros muchos nunca lo han probado y no saben lo que se pierden.

Hay muchas opciones, unas más económicas y otras menos, unas más cercanas y otras más lejos imposible. Hoy os voy a hablar de las estaciones que yo conozco en 1.500 kilómetros a la redonda.

España:

Baqueira-Beret (120 kms esquiables): una muy buena estación pero con el inconveniente de que, dependiendo en la época del año que vayas, tendrás incluso colas para subir al telesilla. No te quieras imaginar como bajarás las pistas… El ski de obstaculos puede ser tu profesión 😉 A favor: la localización, el buen rollo que se respira en el ambiente y la variedad de pistas. En contra: está demasiado masificada para lo “pequeña” que es. Precios altos.

Alto Campoo (27 kms esquiables): Una opción para que los del norte también puedan esquiar. Pequeña y sin mucha atracción pero con precios asequibles para quitarse el mono si vives en el norte.

Valdezcaray (22 kms esquiables): Estación demasiado plana, sin dificultad ni variedad y escasa nieve.

Esquiando en Paradiski

Andorra

Grand Valira (210 kms esquiables): Me encanta. Grande, extensa, con diferentes “bases” de estación: Soldeu – El Tarter, Pas de la Casa, Encamp… Muy recomendable. A favor: ubicación, muy cerquita de Barcelona, la gran variedad de alojamientos y la disponibilidad de pistas de todas las dificultades. En contra: No encuentro pegas.

Francia:

– Les Angles (55 kms esquiables): Una estación muy barata perfecta para principiantes que quieren subir y bajar a Barcelona en el día. A favor: la ubicación y los descuentos a carnet joven. En contra: Pocos kilómetros y baja dificultad.

Les 3 Vallées (600 kms esquiables): Impresionante, mil opciones y tipos de alojamiento para elegir. Pistas aptas para todas las dificultades y snowparks muy atractivos. Para facilitar el desplazamiento, se puede llegar en avión a Ginebra. A favor:  Tres estaciones en una. Más de 500 kilómetros esquiables y múltiples opciones de ocio después de esquiar. En contra: La distancia y que no puedes hacer una escapada de fin de semana.

Paradiski – La Plagne (425 kms esquiables): Muy recomendable. En este caso, nosotros tuvimos base en Belle-Plagne, una zona a pie de pistas con alojamientos que puedes alquilar desde días sueltos a semanas eligiendo tú el día que llegas, no te obligan a que sea sábado. Supermercado en el mismo edificio de apartamentos y panaderia para comprar el pan por las mañanas. Por supuesto también hay bares musicales y de crepes exquisitas. A favor: variedad de pistas, gran oferta de ocio, el alojamiento tiene panaderia, bares y supermercado. Ofertas a familias y forfaits de más de 4 días. En contra: La distancia hasta España.

Si queréis más información de cualquiera de las estaciones, no dudéis en poneros en contacto conmigo.

Aprovechad lo que queda de nieve… 🙂

El GRAN Bilbao, el GRAN desconocido.

Y sí, la Navidad, las fiestas… otro año ya está aquí. Y con ellas: los reencuentros, los amigos invisibles, las cenas de Navidad y los tiempos en familia.

Por eso hoy os voy a hablar de Bilbao, mi ciudad. Cómo ha cambiado Bilbao y qué bonita está. O mejor, el GRAN Bilbao. Algunos ahora pensaréis que me he emocionado un poco diciendo el Gran Bilbao pero es así como se denomina al conjunto de municipios a lo largo del Río Nervión, entre los que destacaría: Bilbao, Ciérvana y Getxo.

Vamos por orden, cómo no, empezamos con Bilbao. Ciérvana y Getxo los dejamos para otro día.

Image

Sí eres tú el que ha decidido organizar un fin de semana en Bilbao y ya empiezas a oir quejas de todos tus amigos: que si llueve mucho, que si hace frío, que si es una ciudad fea… Aquí te voy a dar las razones que les tienes que exponer para convencerles:

– Llueve, claro. Y esa es la razón por la que es una zona tan verde y bonita. Si no llueve, no es Bilbao.

– Frío.. tampoco tanto. Lo que hay es humedad. En invierno durante el día podemos estar alrededor de los 10-15 grados y en verano entre los 20 y 25. Temperaturas medias, de toda la vida.

– ¿Feo? Bilbao y feo no pueden ir juntos en la misma frase. Ha cambiado mucho por lo que no sirve de nada que tus padres te digan que los Altos Hornos lo hacían muy feo o que era una ciudad muy oscura. Tenemos muchos parques, mucho verde y mucha alegría, que los vascos somos muy majos y los vizcaínos más 😉

Pero no me enrollo más. Te invito a conocer un poquito más de esta urbe vasca.

Lugares imprescindibles a visitar

– Plaza Moyúa, el centro de Bilbao, bonita donde las haya.

– Museo Guggeheim y Museo de Bellas Artes. El primero para verlo por fuera y el segundo por dentro. A veces lo más famoso no es siempre lo mejor.

– Un vistazo al Palacio Euskalduna (de la música) y a sus alrededores. Una vez allí, pasea por el Parque de Doña Casilda y conoce un poco más de cómo somos los bilbaínos.

– Desde la Plaza Moyúa dirígete al Casco Viejo paseando por la Gran Vía y disfruta de los bonitos edificios y de las tiendas que puedes encontrar. Cruza el Puente del Arenal y allí encontrarás el Ayuntamiento.

– Si hay partido del Athletic, vive el ambientazo de Pozas y de San Mamés, pocas aficiones son iguales.

Veamos, ¿a qué has venido tú a Bilbao? Sí, algo está claro, la gastronomía vasca es increíble y aquí unas recomendaciones de sitios para tomar pinchos y perderte. No te preocupes si ves a gente con vinos en la calle, ¡es lo normal!

– Bar El Globo, prueba su tortilla de patata y tómate un zurito, porque sí.

– Café Iruña, los mejores pinchos morunos acompañados de un rico txakoli de la tierra.

– Bar EME… parada obligatoria. Unos sandwiches vegetales para chuparse los dedos. Si vais, pedir sus famosos “triángulos” los demás no merecen demasiado la pena.

– Y como última recomendación… piérdete por la Plaza Nueva y sus numerosos bares o vete de vinos por el Casco Viejo. El auténtico Bilbao.

Así, sin mucho más que decir, espero haberte convencido. Porque Bilbao es mucho Bilbao. Dicho esto, ¡Feliz Navidad!. Yo me voy hacia el norte 🙂