Pueblos del norte: Hondarribia. ¡No te la pierdas!

Y así, casi sin darme cuenta, empiezan las colaboraciones del blog. Hoy la GRAN Itziar García (si, de “Los García” de toda la vida. Gran grupo musical donde los haya) nos habla de Fuenterrabia. No te vayas muy lejos que aquí empieza todo:

Para empezar: Hondarribia es una ciudad. CIUDAD. “La muy noble, muy valerosa y muy siempre fiel CIUDAD de Hondarribia”. No me puedo creer que no sepas ubicarla… pero por si hay alguien a quien se le escape: Hondarribia está en el noreste de Gipuzkoa, en la comarca del Bidasoa, lindando con Hendaya (Francia). Playa, montaña, bares (más que habitantes, casi), un casco antiguo con encanto, unas vistas de locura, un cantábrico azul grisáceo que hechiza y una tradición que engancha. ¿Y te la vas a perder? Qué menos que un fin de semana adaptado a tu bolsillo para conocerla:

Honddarbi ‘Low cost’:

Puedes llegar en bus Alsa a Donosti y coger el bus directo a Hondarribia o en tren hasta Irún (también de la comarca). En verano el camping es una muy buena opción. Patea la ciudad: el casco antiguo, la calle Mayor, sigue por San Nicolás y flipa con las murallas. Baja a la calle San Pedro, en la Marina, y prueba unas bolas de queso en el Itxaropena o el Itsaspe. Ve dando un paseo a la playa. Disfrútala, que es gratis. De vuelta puedes cenar un bocata en el Etxeberría (Calle Mayor), son espectaculares.

Imagen

Honddarbi ‘Para todos los públicos’:

En coche, la mejor opción. El Hotel Jáuregui es un buen candidato para alojarte si quieres estar en el epicentro. Puedes emplear alguno de tus días en visitar Donosti. Es una ciudad cercana que fea, fea, no es. Pero en Honddarbi aprovecha para subir a la Kantina, en Guadalupe, y pide un Urtain. De vuelta, por la carretera del faro, puedes parar en el monumento a Sancho. Mira al monumento de reojo y ahora, date la vuelta. ¡Qué vistas! La playa en verano siempre es una buena opción, pero en tu caso, al llevar coche, no será gratis. Cena de pintxos por la calle San Pedro y no te pierdas los del Gran Sol. Una copa en el Uxoa para terminar el día no te vendrá mal.

Honddarbi ‘La casa por la ventana’:

Tenemos aeropuerto, oiga. Así que plántate allí y hospédate en el Parador Carlos V. El restaurante Alameda, con su estrella ‘mitxelín’, te dará una comida de locura con un trato inigualable. Probablemente si manejas tendrás algún amigo que tenga un barco en Hondarribia. Pedírselo lo dejo en tus manos. Grandes golfistas han salido de Hondarribia, y no es casualidad. Montar a caballo… ¡tenemos de todo! Cena en la Hermandad de Pescadores y vuelve paseando al Parador.

En cualquier caso, no dudes en preguntarme si vas a Hondarribia. Hay pocas cosas que me gusten más que hablar de Honddarbi. ¡Y disfrútala! Te encantará, de eso estoy más que segura.

Ya sabéis, si algún día queréis pasear por allí… Me lo preguntáis e Itziar os ayudará encantada. Por supuesto no os olvidéis de seguir a Los García en Facebook 😉

Anuncios

Chinito tú, chinito yo. En Pekin

Hace un año por estas fechas volvía de mi viaje por Pekín y Busan (Corea del Sur).

Para visitar Pekín no se necesitan más de 5 días, eso sí… ¡¡andarás como nunca!! Nuestro viaje fue más o menos:

Día 1

Llegada a Pekín al mediodía y directas en taxi a hacer check-in en el hotel. Para aprovechar la tarde, fuimos en metro a la zona olímpica (con 1 o 2 horas de visita te da tiempo de sobra de ver todo). Nosotras no entramos en los museos, simplemente paseamos. Hay una zona donde están grabados en piedra todos los medallistas de Pekín 2008. ¡Nos encantó! Casi tanto como el cubo de agua y el nido de pájaro 🙂

Imagen

Día 2

Pasamos todo el día en la Ciudad Prohibida y alrededores. Es impresionante la entrada y toda la historia que tiene. Justo delante de la puerta está la Plaza Tian’anmen, o Puerta de la Paz Celestial. Esta plaza es conocida por la Revuelta de Tian’anmen, manifestaciones de estudiantes entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989 que acabaron con un número indeterminado de fallecidos, entre otros acontecimientos importantes que han marcado la historia del país.

Una vez visitada la Ciudad Prohibida tenéis que visitar, justo al otro lado de ésta, el Parque Jingshan. Tiene unas vistas muy bonitas de toda la Ciudad y un Buda rodeado jardines digno de ver (ver la foto).

Imagen

Después de pasear durante horas y horas… ¡nos fuimos al Mercado de la Seda! ¡Una locura! Está en la calle Jianguomenwai Dajie con Dongdaqiao Lu y podéis ir en metro directamente desde la Ciudad Prohibida, la parada es Yonganli. El mercado es increíble. Puedes encontrar cualquier cosa que te puedas imaginar y es muy recomendable hacerse camisas de algodón (tienes que saber de telas porque sino te timan) a medida.

La parte de abajo del mercado es exclusiva de zapatos y bolsos.. ¡cualquier mujer se vuelve loca!

Día 3

El gran día. Dejamos otro día entero para visitar la Gran Muralla. Pensábamos hacer el típico tour con el hotel pero nos aventuramos y nos fuimos con un chinito que se nos acercó cerca de la Ciudad Prohibida. En el fondo…. ¡estábamos muertas de miedo! Cogimos su matricula de coche y el número de teléfono de contacto que teníamos y lo mandamos a España, seguras de que si nos pasaba algo así nos encontrarían… ¿en qué estaríamos pensando?

Al final fue lo mejor que pudimos hacer. Nos salió muchísimo más barato y conocimos más sitios con un chófer para nosotras solas. Fuimos a Muitanyu, la parte más salvaje de las que se pueden visitar desde Pekín. Subimos en telesilla y bajamos en tobogán, toda una experiencia (cuesta alrededor de 80 yuanes).

Imagen

Dentro del tour que nos hacía nuestro chófer, nos llevó a conocer las tumbas Ming. Como monumento no merecen mucho la pena pero la historia es muy interesante y hay que conocerlas.

Para finalizar nos llevó a conocer el típico sitio donde trabajan con Jade, a una tetería a degustar (y comprar, claro) diferentes tés chinos y hasta nos dieron un masaje en los pies…

Día 4

Seguimos nuestros días en Pekín con la visita al Templo del Cielo y sus jardines. Justo enfrente está el Mercado de la Perla que es un mini-mercado de la Seda pero con algún detalle diferente, también hay que ir. Seguro que encontráis algo y, sobre todo, ¡regatear!

Este día comimos en un restaurante chino buenísimo. No tengo el nombre apuntado pero está justo en un lateral del mercado, cruzando la calle y había occidentales dentro… Creo que con eso lo digo todo.

También podéis aprovechar este día para pasear por la calle de compras Wafujing y ver el mercado nocturno (ver foto).

Imagen

Día 5

Nuestra idea era ir a ver el Palacio de Verano pero estábamos agotadas. Nos lo habían recomendado pero decidimos descansar y pasar nuestro último día en China de compras que todavía nos quedaba una semana en Corea del Sur..

RECOMENDACIONES DE VIAJE A PEKÍN:

  • Tener el hotel cerca de la zona de Wangfujing (calle peatonal de compras). Está muy bien comunicada.
  • Utilizar el metro para transportarse aunque el taxi es muy barato, lo evitaría por el tráfico.
  • Lleva una camisa que te guste como te queda y hazte camisas por 15 euros, ¡a medida! Recuerda que mínimo tardan 24 horas.
  • La comida no es muy buena pero un buen recurso podría ser McDonalds 😉
  • Si viajas en otoño los vuelos suelen rondar los 500 euros y allí un buen hotel no te va a salir demasiado caro.
  • ¡Importante! La moneda sólo la puedes cambiar en el propio país.