La cosa va de islas. La isla de la calma: Mallorca

Si hay una isla adaptable a cada situación, esa es Mallorca. No lo digo porque sea mi favorita sino porque – a pesar de que se crea lo contrario – ya sea otoño, invierno, primavera o verano, esta isla te sorprende.

Hablemos de gastronomía

Si por algo destaca Baleares, y en especial Mallorca, es por su rica gastronomía. Durante todo el año puedes (y debes) probar sobrasada con quelitas, la coca de patata y ensaimadas (ver recomendaciones).

ensaimada

Después de las matanzas (entre diciembre y enero), los mallorquines toman butifarrons y longanizas. Y cuando llega Semana Santa preparan infinidad de platos: crespeills, robiolls y empanadas de guisantes y de carne (imprescindibles). Y, cómo no, las sopas mallorquinas (cebolla, ajo, tomate, coliflor, guisantes, alcachofas, pimiento verde, perejil, espinacas, col, pan, sal, pimienta y agua).

Con la llegada del buen tiempo, la cocina se vuelve más ligera y el trampó (pimiento verde, tomate, cebolla, aceite, sal y pimienta) y el tumbet (berenjena, patata, pimiento rojo, tomate cocido y laurel) se convierten en protagonistas.

Y algo increíble pero cierto es que, en navidad, en algunas casas, el día 24 de diciembre se toma chocolate con ensaimadas y cuartos como entrante.

Algunos lugares que no podéis dejar de visitar

Podría pasarme horas hablando de calitas perdidas en la isla muy recomendables y pueblos entrañables. Pero por destacar alguna que no os podéis perder, me decanto por:

Deià: un pueblo en mitad de la Sierra de la Tramontana donde te querrás perder, o por lo menos, tomarte un cafecito en una de sus pequeñas terrazas. Muy cerquita podéis visitar también Valldemosa en donde encontraréis un hotel – al que no he ido pero si he visto por fuera – con una pinta espectacular: Es Petit Hotel.

Andratx y su puerto son visita obligada si estás pasando unos días en Palma. El Café Capuccino (en realidad cualquiera de los que hay en Palma con este nombre) tiene mucho encanto cerca del mar.

– Calitas podría destacar muchas pero me quedo con:

  • Torrent des PTorrent des pareisareis (en la foto). Playa de arena, en la zona oeste de la isla, también en la Sierra de la Tramuntana. Una vez allí visitar ta
    mbién Sa Calobra.
  • Estrenc es una playa de aguas cristalinas y muy larga. odrías decir que estás en el caribe aunque no es recomendable ir un fin de semana de agosto. En el sur de la isla.
  • En Banyalbufar hay una playa de piedras pequeñita en la que los jueves de verano (en la parte de arriba pero lo oyes desde la playa) organizan conciertos de jazz. Cierra los ojos e imagínate por un momento: tarde de agosto, playita, buena compañía y de fondo jazz. ¿No te parece impresionante?

Como veréis, la Sierra puede conmigo… es mi zona favorita de la isla, sin duda alguna.

Si hablamos de Palma ciudad hay varias cosas imprescindibles:

– Visitar el Mercat de L’Olivar

– La maravillosa Catedral y un paseo por la muralla (para algunos, muy romántico ;))

– Perderse por las callecitas de Montesión o la Lonja

– Visitar el Convento de Santa Clara (hacen productos caseros y son muy recomendables las galletitas)

– Tomar un café en el Café de Can Casasnovas: regentado por dos hermanos encantadores

– Cómo no, ir de compras por Jaime III

Y si además de todo esto tienes fuerzas, puedes tomarte una copa en Nicolás (Plaza del Mercat) o en cualquier barcito del Paseo Marítimo.

catedral mallorca

Y para recapitular, las últimas RECOMENDACIONES

*El mejor “remedio” para conocer mejor a los mallorquines y sus peculariedades es el gran libro “Queridos Mallorquines“. Eso sí, que te lo regalen… es lo más importante.

*Atrévete a conocer la isla en otra estación que no sea verano. Menos guiris, buen tiempo y más calma son la combinación perfecta.

*No dejes de probar las ensaimadas de Can Joan de S’Aigo con su helado de vainilla (o café). A cualquier hora, cualquier día.

*Piérdete por la Sierra de la Tramuntana y déjate llevar, sin horas ni límites.

*Vive la isla en Semana Santa, las procesiones de Palma son muy emotivas y su comida, como ya he comentado antes, espectacular.